Si bien es cierto que la acción de la Iglesia durante la pandemia ha sido muy importante, necesitamos seguir dando respuesta a la crisis, sanitaria, social y económica que vivimos.

La sagrada escritura habla de diezmo (Dt 14, 28-29), este año te proponemos compartir un día de tu salario con las personas especialmente golpeadas por la crisis, personas sin hogar, desempleadas, migrantes, mayores sin recursos, enfermas, personas de los países del Sur, etc.

Cada parroquia o unidad pastoral presentará la propuesta a la comunidad y recogerá los donativos.

Los órganos de corresponsabilidad de cada parroquia o unidad pastoral (equipo ministerial, consejo pastoral, ...) decidirá a qué proyecto solidario entregar lo recogido en la comunidad.

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza,
ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Eleizak pandemia aldian jarduera esanguratsu eta garrantzitsua izan badau be, bizi dogun osasun, gizarte eta ekonomia krisiak aurrerantzean be laguntzen jarraitu daigula eskatzen dau.

Idazteunean (Dt 14, 28-29), hamarrenak aitatzen dira. Aurton, zera proposatzen deutsugu: egun bateko soldata krisiaren astindu latzena jasaten dabenei emoteko: bizilekurik ez daukienei, langabetuei, etorkinei, baliabiderik ez daukien nagusiei, gaixoei, Hegoaldeko herrialdeetako pertsonei, e .a.

Parrokia edo pastoral barruti bakotxak aurkeztuko deutso proposamena alkarteari eta dohaintzak batuko ditu.

Parrokia edo pastoral barruti bakotxeko organo ardurakideek (ekipo ministeriala, pastoral batzordea…) erabagiko dabe alkartean batutakoa ze egitasmo solidariotara zuzendu.

Bakotxak bere bihotzean erabagi dauana emon begi;
ez, ostera, goibel edo beharturik, Jainkoak emoile alaia maite dau-eta 2 Korintoarrei 9, 7